Los grandes logos son engañosamente simples; así que para el ojo no entrenado, parecen fáciles de crear. Los diseños de logos perfectamente equilibrados que ves todos los días son producto de retoques obsesivos. Los expertos diseñadores son tan hábiles cuando se trata de unir formas, colores y diseños, que pareciera que no tomó ningún esfuerzo lograr sus resultados.

Aun así, contratar a un diseñador para encargarse de todo el proceso de creación no siempre es una opción. Tal vez tengas un presupuesto apretado o ya tengas un fuerte concepto en mente. Cualquiera que sea el caso, echa un vistazo a estos básicos del diseño antes de crear tu propio logo.

1. Reúne inspiración

Los elementos visuales dirigen tu mirada hacia simples detalles que hacen que un buen logo salte de la página. Aprender a detectar elementos atractivos del diseño puede ayudarte a reducir tus opciones de estilo.

Observa los logotipos de las marcas y diseñadores exitosos para inspirarte. Puedes imprimir imágenes, guardarlas en la computadora o crear un álbum web en sitios como Pinterest. Trata de examinar visualmente tus elecciones favoritas, tomando nota de la forma y colocación de cada pieza. Aquí hay algunos elementos de muestra que hay que tener en cuenta:

  • ¿Las líneas son angulares, redondas, o una combinación de ambas? Si no, ¿qué otros elementos crean balance?
  • ¿Cómo usa el diseño los elementos centrados o no centrados?
  • ¿Cómo interactúan las formas? ¿Son adyacentes? ¿Están encimadas? ¿Superpuestas? ¿Concéntricas?
  • ¿Los colores son complementarios? ¿Contrastantes? ¿Monocromáticos? ¿Neutrales?
  • ¿El diseño incluye espacios en blanco? ¿Líneas o formas rotas?

Pon atención a los patrones y tendencias que resaltan, especialmente en tu industria. La percepción de los consumidores es una gran parte del branding. Imagina visitar un banco con un logotipo de una mascota loca y colores de marca juveniles y divertidos. Un banco debe inspirar confianza, por lo que necesita un logo que transmita autoridad y combine con su identidad de marca.

2. Decide entre un diseño personalizado o un diseño de stock

¿El simple hecho de pensar en un proyecto de arte hace que te duela la cabeza? Un creador de logos es una opción para obtener un logo o un modelo prediseñado que puedes hacer tú mismo sin necesidad de tener habilidades de diseño.

Los constructores de logos ofrecen plantillas de diseño con imágenes y opciones de tipografías para combinar, que te ayudan a probar una variedad de estilos. Han sido diseñadas pensando en los principiantes y puedes personalizar un diseño con un par de ajustes simples.

Por otro lado, un diseño de logo personalizado podría hacer sobresalir a tu empresa, dándote mayor distinción y reconocimiento de marca. El camino personalizado toma más tiempo, esfuerzo y paciencia, pero puedes simplificar un diseño para ajustarlo a tu nivel de habilidades.

Usar un diseño de stock puede funcionar en algunas situaciones si no quieres crear tu propio logo desde cero. Por ejemplo:

  • Cuentas con una empresa establecida con una base de clientes leales.
  • Operas de manera local y tienes pocos competidores directos.
  • Operas de manera local y cuentas con un fuerte branding, a través de otros canales.
  • Tu branding global va en contra de las normas de la industria.

Un logotipo personalizado es por lo general una buena opción si tienes un negocio nuevo u online. Las empresas en crecimiento están bajo mayor presión para construir una audiencia, y es más sencillo sobresalir con un logotipo personalizado.

3. Prueba transformar una plantilla

Cuando usas un constructor de logos, busca programas con una gran biblioteca de plantillas editables. Entre más poder tengas para personalizar el diseño, mejor será. La personalización reduce la oportunidad de encontrarte con otro negocio con un logo similar.

Elige una plantilla con un símbolo que te guste, y luego cambia las tipografías y colores para hacer tuyo el diseño. Cuando haga sentido, elige un símbolo que tenga fuertes lazos con el nombre de tu empresa, pero no con tu industria.

Considera la forma en la que Fruit of the Loom utiliza la comida en una marca de ropa interior, una asociación poco común. Sin embargo, transmite a la perfección el mensaje detrás del nombre de la marca.

También puedes jugar con la colocación de las palabras. Desviarte del look estándar  — un logo por encima del nombre de tu negocio  —  puede añadir impacto visual de manera inmediata. Te presentamos algunas maneras comunes de transformar una plantilla:

  • Enmarcar: Acomoda las palabras alrededor del logo en una caja o círculo (Starbucks)
  • Doble tono: Usa un color diferente en palabras adyacentes para contrastar (Beats Audio)
  • Sobreponer: Puedes encimar múltiples palabras y alinearlas a la derecha, izquierda o lejos del centro (Land Rover)
  • Cambio en la orientación: Altera la dirección de las palabras o usa un diseño no lineal (Ocean Spray)

4. Elige el software correcto para diseñar logotipos

Aléjate de cualquier software que no haya sido diseñado para crear imágenes de alta calidad. Es tentador ir directamente a programas con los que estás familiarizado, pero te toparás con pared antes de que puedas darte cuenta. Con programas como Microsoft Paint o Powerpoint, pierdes la claridad entre más editas o cambias el tamaño del logo.

Para obtener mejores resultados, necesitas trabajar con archivos vectoriales, que son escalables. Tipos de archivos comunes incluyen .ai, .eps y .svg. Estos tipos de archivos también te permiten crear fondos transparentes, para que puedas mostrar un logo limpio en cualquier medio.

Elige un software profesional, como Adobe Illustrator y CorelDraw, u opciones gratuitas como GIMP. Si no te sientes cómodo diseñando en un formato vectorial, puedes convertir otro tipo de archivo a vector. Solamente asegúrate de que el diseño original sea grande y claro para retener tanta calidad como sea posible.

5. Haz una lluvia de ideas en papel

¿Vas a crear un diseño de logo completamente nuevo? Usa bocetos hechos a mano en lápiz o pluma para trabajar tu diseño. Trata de no preocuparte mucho por tus habilidades artísticas. El objetivo es ser menos restrictivo con tus ideas iniciales.

Bosquejar es como darle libertad a tu cerebro para liberar todo tu poder creativo en papel. Si empiezas con un software de diseño para principiantes, es más probable que te limites a formas y símbolos disponibles.

Una vez más, la web es un excelente lugar para encontrar ejemplos de bocetos de logos. No tires a la basura tus bosquejos fallidos. Pon varios dibujos en la misma página para comparar los cambios. ¿Por qué no probar algunas tipografías dibujadas a mano también?

Mira cómo evoluciona el proceso de creación del logo, para entender qué funciona y qué no. Después, puedes probar nuevas combinaciones usando las características que te gustan.

6. Construye a partir de figuras simples

Piensa como los profesionales, y deja que las figuras te guíen. Los diseñadores usan figuras básicas para perfeccionar la forma de un logo y crear figuras más complejas. Esta técnica es una manera fácil de conservar la simetría y la proporción, además de que te ayuda a evitar líneas deformes. Considera estas inteligentes maneras de construir a partir de figuras simples.

Superposición: Superponer formas simples puede ayudarte a crear el contorno de una figura más grande. Ya sea que te des cuenta o no, seguramente aprendiste esta habilidad en la escuela primaria. Imagina dibujar un logotipo de conejo. Trata de buscar formas familiares en la figura del conejo. Después de analizar un poco, te darás cuenta de que el cuerpo está hecho en su mayoría de círculos y óvalos.

Reducción: Usa formas básicas y superposición, y luego borra porciones para revelar el espacio negativo. Piensa en logos de grandes marcas, como Pepsi, Adidas y Mitsubishi.

Sustitución: Las figuras también pueden servir como marcadores de posición cuando quieres lograr una forma de logotipo equilibrada y hermosa. Piensa en la famosa “mordida” en el logo de Apple. Un diseñador usaría un círculo para crear el corte perfecto. A pesar de que el círculo no es parte del diseño, ayuda a lograr una curva equilibrada y proporcional en la manzana.

Diseñar un logo puede ser un reto, y probablemente inventarás más ideas malas que buenas. Pero no te desanimes. Eliminar todos los elementos sobrantes es lo que te ayuda a crear un diseño ganador. Pide retroalimentación mientras le estás dando vida a tu diseño. Salirte de tu perspectiva creativa de vez en cuando, te ayuda a detectar los defectos y editar como un profesional.

Si no tienes tiempo o paciencia para crear tu propio logotipo, considera probar nuestro creador de logos. Elige entre cientos de diseños diferentes hasta encontrar el logo empresarial perfecto.