Cuando estás listo para crear un sitio web, puede ser muy confuso desenredar toda la jerga del Internet. Lo más seguro es que tengas muchísimas preguntas acerca de por dónde empezar. ¿Qué son los servidores web y los URLs? ¿Cuál es la diferencia entre un sitio web y un dominio? ¿Cómo y dónde es que un sitio web “vive” mientras está en línea?

La configuración básica de un sitio web es tan simple que podrías tener tu sitio web listo y funcionando en unas cuantas horas. Solamente necesitas tres cosas para empezar:

  1. Un nombre de dominio para tu sitio web
  2. Una plataforma para construir y administrar tu sitio web
  3. Un lugar para albergar tu sitio web

Echemos un vistazo a los términos clave para entender cómo funciona un sitio web.

¿Qué es un sitio web?

 

La página de inicio de un sitio web con una barra de navegación.

 

Un sitio web es un grupo de páginas relacionadas que están enlazadas unas con otras a través de un nombre de dominio. Un sitio web tradicional tiene una página de inicio con una barra de navegación que enlista a otras páginas web.

Cada página puede servir un propósito distinto y tener un texto e imágenes o videos únicos. Para poder mostrarse de manera correcta en un navegador web, los sitios web deben seguir lineamientos estándar de código y estructura.

Sin embargo, muchos constructores de sitios web como Squarespace o FreeLogoServices han sido diseñados pensando en los principiantes. Puedes personalizar tu sitio web sin ninguna habilidad de diseño y la plataforma genera el código de manera automática.

¿Qué es un nombre de dominio?

 

Un nombre de dominio identifica una dirección web.

 

Un nombre de dominio es una dirección que identifica la ubicación única de tu sitio web en línea. Piensa en el nombre de dominio como las indicaciones hacia tu sitio. Cuando las personas escriben el nombre en una barra de direcciones, el navegador puede encontrar la ubicación donde tu sitio ha sido albergado.

Un nombre de dominio consiste en las palabras que le siguen a “www.” Un sitio con múltiples páginas tiene un subdominio para cada una. Por ejemplo:

  • Dominio principal del sitio: workoutwithme.com
  • Subdominio para el blog: workoutwithme.com/blog
  • Subdominio para publicación individual del blog: workoutwithme.com/blog/2017/5/15/reasons-to-work-out-with-friends

Mantén una cosa en mente — un nombre de dominio registrado puede existir incluso sin un sitio web. De hecho, los especuladores compran miles de nombres de dominio que no están en uso, con la esperanza de venderlos a un precio más alto.

Un sitio no está en vivo hasta que el nombre de dominio apunta hacia el sitio web y el anfitrión. También es posible tener múltiples dominios que dirigen hacia el mismo sitio.

Puedes ser creativo y elegir el nombre de dominio que quieras, siempre y cuando todavía esté disponible. Encuentra un dominio al buscar nombres disponibles en un registro de dominios, como GoDaddyNamecheap.

 > Consejo útil: Prueba nuestra herramienta de búsqueda de dominios para encontrar nombres disponibles.

Debes pagar una cuota anual para ser dueño de un dominio y renovar tu registro.

Si tu dominio expira y alguien más lo compra, puedes hacerle una oferta para tratar de volver a ser su dueño. Sin embargo, la mayoría de los vendedores cobrarán mucho más que tu cuota de renovación, ya que existe una gran demanda por el dominio.

¿Qué es un URL?

 

Un URL es la dirección completa para un sitio web.

 

¿Recuerdas cómo un sitio web puede tener más de una página bajo el mismo dominio? Cada página necesita una dirección exacta para identificar su ubicación en el sitio como un todo. Esto es verdad incluso cuando el sitio es una sola página. Un Localizador Universal de Recursos (URL), es la dirección completa para cada página web.

¿Qué es un anfitrión web?

Los sitios web parecen simples superficialmente, pero están básicamente hechos de datos y directorios de archivos. Un anfitrión web almacena y procesa todos estos archivos en computadoras conocidas como servidores web.

Muchas plataformas de construcción de sitios web venden dominios y alojamiento web, haciendo que sea fácil para los principiantes crear un sitio rápidamente. De otra manera, puedes encontrar tu propio proveedor de alojamiento web, lo que se conoce como auto-hospedaje.

WordPress.com y WordPress.org son ejemplos perfectos. WordPress.com es una plataforma de blogging que ofrece plantillas y alojamiento para sitios web. WordPress.org es un software de desarrollo de sitios que puedes descargar gratis.

Pero tienes que pagarle por separado a un anfitrión para obtener tu sitio web terminado en línea. Algunas plataformas de alojamiento web conocidas incluyen:

  • Bluehost
  • HostGator
  • GoDaddy
  • InMotion Hosting

Elegir el alojamiento correcto afecta el costo, velocidad y seguridad de tu sitio web. Un anfitrión tiene que ser confiable, con servidores de respaldo y pocas interrupciones del sitio. No quieres que el sitio web de tu empresa esté fuera de servicio en momentos impredecibles, ahuyentando a tus clientes.

Algo más que debes considerar es alojamiento compartido versus dedicado. Con el alojamiento compartido, el proveedor aloja a múltiples sitios en el mismo servidor. Como resultado, cada sitio tiene un ancho de banda limitado, y el dueño recibe un cargo por exceder el límite.

El alojamiento dedicado significa que tu sitio es el único en el servidor. Los servidores dedicados son mejores para grandes sitios con un alto volumen de tráfico.

Muchos anfitriones web ofrecen una suscripción mensual o anual, con un porcentaje de descuento por la última opción. Algunos solamente ofrecen una opción anual, lo que puede ser difícil de pagar al inicio con un presupuesto apretado.

Publicando tu sitio terminado

Ahora que tienes todos los básicos bajo la manga, hablemos de cómo se publica en línea un sitio web. Siempre que navegas por Internet, los navegadores web envían solicitudes de archivos entre servidores especiales, conocidos como Sistemas de Nombres de Dominio (DNS).

Mientras que es más fácil para los humanos leer palabras, las computadoras se comunican usando números. Los servidores DNS traducen dominios en identificadores numéricos, o direcciones IP. Este complejo intercambio ayuda a un servidor a validar un sitio y URL, y esto sucede en segundos.

Los servidores DNS tienen direcciones IP únicas. Es por eso que es importante apuntar a tu nombre de dominio hacia los servidores DNS correctos para publicar tu sitio. Puesto de manera simple, es una manera de hacerles saber a los servidores dónde vive tu sitio en línea. Puedes usar el mismo nombre de dominio incluso si te mudas a una plataforma de alojamiento web diferente.

Tu plataforma de alojamiento web puede encargarse de este paso final cuando el proveedor también aloje tu nombre de dominio. Si estás trabajando con dos proveedores separados, tu anfitrión web te dirá qué direcciones IP seleccionar.  

Escalando tu sitio para tus necesidades

Lo mejor acerca de crear un sitio web son las interminables oportunidades para mejorar. Publicar un sitio funcional y limpio es esencial para construir tu marca.

Al mismo tiempo, deberías siempre buscar nuevas maneras de mejorar la experiencia del usuario a medida que crece tu empresa. El Internet es un lugar flexible, así que nunca tienes que quedarte con el sitio con el que empezaste.

¿Necesitas ayuda para lograr que tu sitio web esté funcionando? Echa un vistazo a nuestros paquetes personalizados de sitios web. ¡Haremos el trabajo por ti!